Skip to content Skip to footer

Las asociaciones descubrirán que una disminución del trabajo espiritual se debe a que se dona demasiado poco. Se darán cuenta de la relación que existe entre la insuficiencia de donaciones y la disminución de libre trabajo espiritual. Con otras palabras: que el libre trabajo espiritual disminuye, cuando se dona demasiado poco”

(Rudolf Steiner, Curso de economía, pág. 111)

Para la realización de impulsos espirituales, el dinero de donación es el que mayor fuerza tiene

En todo lo que tiene que ver con la realización del obrar espiritual de los seres humanos, lo determinante no es la economía sino que esta, esté al servicio de dicha finalidad. Por ello, la  financiación de todo lo referente al mantenimiento de la Comunidad se da a través de las aportaciones libres de sus miembros y amigos (aportaciones regulares y donaciones, herencias y propiedades). Ese apoyo material es el testimonio del valor y la importancia que La Comunidad de Cristianos tiene para cada persona. No recibe ninguna subvención o ayuda estatal o institucional privada, asegurándose así su independencia y libertad espiritual. Los medios así obtenidos se dedican a cubrir los siguientes ámbitos:

  • Mantenimiento, coste diario y pensiones de los sacerdotes y trabajadores;
  • Ámbito cúltico: substancias, vestimentas, etc;
  • Espacios de culto para impartir los sacramentos y para otras actividades de la Comunidad,
  • Seminarios, enseñanza, encuentros y actividades varias con niños y jóvenes, celebración de fiestas, cine fórum, congresos, actos culturales, actividades artísticas. De forma general, lo que abarca el ámbito cultural.

A las actividades de la propia Comunidad se añaden, cara al movimiento universal, los siguientes compromisos sostenidos en conjunto por todas las comunidades del mundo.

  • Organización y dirección de La Comunidad de Cristianos;
  • Seminario de sacerdotes en Stuttgart, Hamburgo y Spring Valley en USA;
  • Construcción de nuevos espacios comunitarios;
  • Equilibrar proporcionalmente situaciones financieras complejas y difíciles en las diferentes Comunidades y Regiones.

Vida cúltica

La Comunidad de Cristianos cuida y lleva a cabo los sacramentos renovados. Gracias a ello, el ser humano tiene la oportunidad en las diferentes épocas de su vida de completar y cuidar su unión con lo divino:

  • el Bautizo, al poco de nacer;
  • el Acto Dominical para los niños en edad escolar;
  • la Confirmación en el umbral del paso de la niñez a la juventud;
  • el Sacramento del Yo como orientación y fortalecimiento en momentos de crisis y preguntas de destino;
  • el Matrimonio, acto de bendición del ser que vive entre la pareja, creando un nuevo orden social;
  • la Ordenación Sacerdotal para consagrarse como sacerdote al servicio de la comunidad de Cristo;
  • La Última Unción que orienta y prepara a cruzar el umbral;
  • a Sepultura, después de la muerte.

El acto de la Última Cena, llamado Acto de Consagración del Hombre es la fuente de todos los demás actos culticos. Él
conforma el corazón de la vida religiosa de La Comunidad de Cristianos.

Nadie puede compensar un acto cúltico, pues éste pertenece íntegramente al ámbito de la vida espiritual, ámbito imposible de valorar en términos económicos. Sin embargo, cada donación es un gesto de gratitud y reconocimiento frente a lo recibido desde el mundo espiritual y permite sostener y posibilitar no solo los actos sacramentales sino la realización y continuidad en el presente-futuro del impulso de consciencia que queremos llevar al mundo. Un movimiento que busca devolver al ser humano su dignidad, su capacidad de autodeterminación, su dimensión espiritual terrestre su verdaderosentido.

Por ello, nos permitimos dar una orientación general para situaciones concretas. Así pues, en el caso de bautizos, confirmaciones, matrimonios o sepulturas la indicación es de una aportación proporcional a los gastos generados por la festividad que acompaña a todo sacramento recibido.

Momentos Religiosos

Los padres que son miembros de La Comunidad de Cristianos sostienen gracias a sus aportaciones regulares, la vida económica de la Comunidad. Para ellos, los “momentos religiosos” espacio de intercambios con contenidos, cuentos… son parte de la vida comunitaria.

A los padres que no hacen aportaciones de forma regular y que dan valor al acompañamiento religioso de sus hijos, les solicitamos una aportación para ayudar a los costes de la vida de la Comunidad.

Orientación pastoral

Cualquier persona en situación de crisis o enfermedad, o simplemente con una necesidad de orientación en su proceso de desarrollo espiritual puede acudir a un sacerdote. Este le ofrecerá un espacio de escucha y atención facilitando traer luz y claridad al momento en cuestión. Toda retribución por el servicio recibido, según la valoración y las posibilidades de cada uno, contribuye a facilitar la continuidad del trabajo de la comunidad.

Miembros

El que conoce la vida sacramental de La Comunidad de Cristianos y percibe el Acto de Consagración del Hombre como su hogar espiritual, puede iniciar un proceso para llegar a ser miembro.

A través de unas entrevistas pautadas con el sacerdote emprende un camino de concienciación del significado a nivel personal, social y espiritual de esta decisión.Esto lleva implícito el compromiso responsable de ayudar y sostener a La Comunidad de Cristianos en la realización de su misión espiritual.

Esta meta sólo puede darse a través de una colaboración activa en las tareas de la Comunidad y mediante una base económica, que se concreta en una aportación regular.

¡Escríbenos!