Skip to content Skip to footer
Sobre nosotros

La Comunidad de Cristianos se presenta como un movimiento que busca renovar la práctica de la vida religiosa salvaguardando la libertad de creencia.

  • Ofrecemos un espacio para cualquier persona en un camino de búsqueda interior y sin hogar espiritual.
  • En esa búsqueda interior late inherente una necesidad de vida religiosa, es decir, de la práctica de una relación viva con nuestro origen celeste espiritual y parte de una decisión libre e individual.
  • Nuestra mirada contempla la vida humana, más allá de los límites que suponen nacimiento y muerte.
  • Nos mantenemos independientes de todo ámbito político y gubernamental, así como de cualquier institución confesional.
  • En los diferentes apartados encontraréis una información más detallada así como la programación y los lugares de encuentro de nuestras actividades.

La Comunidad de Cristianos se fundó en Dornach (Suiza) en 1922 bajo el impulso de un grupo de teólogos y científicos que, conmovidos por las consecuencias de la Primera Guerra Mundial, sintieron intensamente la necesidad de desarrollar nuevas formas de vida religiosa acordes con las exigencias culturales y sociales de la época. Se extendió primero en Europa hasta cruzar los mares y estar hoy representadas en todos los cincos continentes.

En España la Comunidad de Cristianos se fundó el 12 de octubre del 2010. Durante décadas sacerdotes de Holanda, Sudamérica, Francia y Suiza visitaron y trabajaron en diferentes lugares a petición de los grupos que allí se iban formando. Hoy el altar central está ubicado cerca de Madrid, en Galapagar. Las Comunidades de Alicante y Barcelona reciben visitas regulares de los sacerdotes ahora ya residentes en España. En otros lugares como Bilbao, Valencia y Las Palmas se han iniciado actividades de fin de semana. Encuentros anuales en verano reúnen a personas de todas España facilitando una oportunidad de intercambio y aproximación intensa.

Miembros

El que conoce la vida sacramental de La Comunidad de Cristianos y percibe el Acto de Consagración del Hombre como su hogar espiritual, puede iniciar un proceso para llegar a ser miembro.

A través de unas entrevistas pautadas con el sacerdote emprende un camino de concienciación del significado a nivel personal, social y espiritual de esta decisión. Esto lleva implícito el compromiso responsable de ayudar y sostener a La Comunidad de Cristianos en la realización de su misión espiritual.

Esta meta solo puede darse a través de una colaboración activa en las tareas de la Comunidad y mediante una base económica, que se concreta en una aportación regular.

Saber más

En otros lugares como Bilbao, Valencia y Las Palmas se han iniciado actividades de fin de semana. Encuentros anuales en verano reúnen a personas de todas España facilitando una oportunidad de intercambio y aproximación intensa.

Tres requerimientos eran imprescindibles para que la fundación de La Comunidad de Cristianos pudiera ser una realidad:

  • La renovación de los sacramentos.
  • La participación de la mujer al mismo nivel que el hombre
  • La creación de comunidades libres

 

¡Escríbenos!