El equinoccio de otoño es para los agricultores a la vez tiempo de cosecha y de proyección hacia una nueva siembra.

Día y noche se equilibran, pasado y futuro se armonizan antes de sumergirse en una oscuridad creciente.

Como cuidadores de nuestro jardín interior, se nos abre paso a la posibilidad de recoger los frutos madurados bajo el sol de nuestro Yo  así como  tomar consciencia de lo que necesitamos cultivar.

Pero ¿qué impulsos son inherentes al equinoccio de otoño?
¿Cómo pueden sostenernos en este ahondar en lo que, inconsciente sigue encadenando a nuestro niño herido?
A lo largo de este encuentro nos acercaremos a la fuente que nos ayuda a arropar, abrazar y dar alas a nuestro niño interior para que se exprese desde lo que es…

Os esperamos. Nicole Gilabert.
Seminario en Bilbao 14 y 15 de octubre.
Más información contactar con Antonio Pérez: moc.liamgnull@omoheccenamax